El plan de los barrios de Barcelona

Usted está aquí

Volver

La juventud del Raval se implica en el futuro de Can Seixanta

20/03/2018 - 05:03h

Plan de Barrios. El proceso participativo Kn60Lab se dirige a jóvenes de 16 a 25 años para definir propuestas y proyectos que se desarrollarán en los nuevos espacios de la antigua casa fábrica de tejidos de Can Seixanta.

El Kn60Lab es un proceso participativo dirigido a jóvenes de 16 a 25 años para que propongan y diseñen los proyectos que se desarrollarán en el nuevo equipamiento juvenil que ocupará la antigua casa fábrica de tejidos Tarruella, conocida popularmente como 'Can Seixanta', en el Raval.

VÍDEO. Gala Pin: “Queremos que los jóvenes y las jóvenes propongan actividades para definir los usos que tiene que acoger Can Seixanta.”

Hasta que se acaben las obras de rehabilitación del espacio, se han instalado dos módulos en la rambla del Raval para empezar a definir sus usos, las actividades artísticas y formativas y los talleres de ocio que se organizarán en el edificio. En las paredes de los módulos diferentes vinilos explican el programa en los idiomas más comunes del barrio: catalán, castellano, tagalo, urdú y bengalí.

El proyecto Kn60Lab es una de las acciones del Plan de Barrios del Raval Sur y Gòtic Sur, y tiene el objetivo de trabajar en red con jóvenes que normalmente no participan en estos procesos participativos y empoderarlos para desarrollar diferentes proyectos, junto con institutos, entidades y otros colectivos del barrio. Los módulos estarán abiertos hasta el mes de julio los martes, jueves y viernes de 17.00 a 20.00 horas.

La antigua casa fábrica de tejidos

La casa fábrica de Can Seixanta se construyó en 1833 en la calle de la Riereta, en el Raval, y era propiedad del fabricante de tejidos Magí Tarruella. Can Seixanta es un ejemplo de las construcciones industriales ubicadas en el Raval entre los siglos XVIII y XIX. El edificio tiene una superficie total de unos 5.500 metros cuadrados y las diferentes partes varían de altura desde planta baja hasta cinco plantas.

En el 2016, el Ayuntamiento de Barcelona compró Can Seixanta por 6 millones de euros a un grupo inversor alemán. Actualmente se está definiendo el proyecto de rehabilitación del edificio, que, además de un equipamiento para jóvenes, tendrá viviendas de alquiler social y espacios de memoria popular del barrio.