El plan de los barrios de Barcelona

Usted está aquí

Territorios de actuación

El Plan de Barrios de Barcelona se desarrolla en un total de 16 barrios distribuidos en tres ejes: Besòs, Muntanya y Litoral.

Estos territorios son una de las principales potencias e innovaciones del Plan de Barrios, a través de su interrelación con el impulso de Proyectos de Barrio i sus estrategias.

 

Eje Besòs

En este eje se plantea una estrategia de desarrollo urbano sostenible, integral e innovador, que interrelaciona economía, medio ambiente, cultura, sociedad y política para favorecer la cohesión social y territorial.

Eje montaña-colinas

Los barrios de este eje, en conjunto, se caracterizan por una orografía compleja y un crecimiento urbanístico no planificado, que data principalmente de los años sesenta y setenta. Un punto fundamental de mejora es, por lo tanto, la conectividad, tanto con los barrios vecinos como dentro de los propios barrios: las dificultades del relevo, la población reducida y, a menudo, la densidad baja de población dificultan la prestación de servicios y la disponibilidad de equipamientos de proximidad. La rehabilitación del parque de viviendas y la puesta en valor de los recursos naturales de la zona son también áreas de trabajo en estos barrios.

El eje montaña-colinas nace al mismo tiempo con vocación metropolitana, dado que muchas de las necesidades y de las oportunidades que quiere abordar entran en contacto con el parque natural de la sierra de Collserola. El objetivo propuesto comporta pasar de un territorio frontera a un espacio de conexión y crear un vínculo entre el tejido urbano y el ámbito natural, para favorecer la cohesión social, la calidad del espacio público, los equipamientos y la conectividad.

Eje litoral

El frente litoral de la ciudad está formado por un conjunto de territorios de gran diversidad, que han estado en permanente transformación, especialmente en los últimos 40 años. Como resultado de esta evolución, la ciudad dispone de un frente litoral con espacios que se han sometido a grandes transformaciones urbanas a favor de la cultura del consumo y que no han sabido resolver las necesidades de la ciudad, o bien que ya están caducas. Ante este escenario, el objetivo es transformar el frente litoral en un ámbito cada vez más habitable, sostenible y económicamente arraigado. Hay que reforzar el talante propio y el componente social y cultural, a través de la capacidad de las personas para dar vida y nuevos usos al espacio urbano.

Los barrios del Raval sur, el Gòtic sur y la Marina forman parte del eje litoral y son un espacio de oportunidades en materia social, en temas como la pérdida de población, la convivencia y la cohesión social, la diversificación económica y la consolidación de la actividad local, la mejora de la conexión con el frente marítimo y Montjuïc, el uso equilibrado del espacio público, la accesibilidad y la movilidad y la rehabilitación del parque de viviendas.